Cádiz #2

Bueno, segundo día.

Vais a pensar que soy un poco torpe, si no tonta, pero quien me conozca sabe que la mala suerte va conmigo, y que como se me ocurra irme de viaje me va a pasar algo, siempre!

Y esta vez no iba a ser menos. No llevaba ni un día entero en Cádiz y yo, pobre de mí, le doy una patada a la cama, sin querer claro. Pero para lo que cualquier persona habría sido un par de segundos de dolor y habría seguido con su vida, yo voy y me rompo el dedo meñique del pie. Pero la cosa es que no sabía que me lo había roto, simplemente pensaba que aunque en ese momento me doliese lo suyo, al rato se me pasaría.  Así que con las mismas nos vamos a Cádiz ciudad, yo con unas chanclas en el bolso por si veía que me dolía más, porque los zapatos con el dedo así me estaban matando, pero aun así no quería perderme la excursión de ese día.

Pero, como os podéis imaginar, el dolor no se fue, sino que iba a más. Así que hubo un momento que decidimos ir a una farmacia para ver si me daban una pomada o algo por el estilo. Claro que cuando llegamos y me quité el zapato para que la farmacéutica viese qué me podía dar, tenía un morado en el dedo así como lila/negro, con lo que la chica no tardo ni un segundo en decir que lo tenía roto. Os podéis imaginar mi cara de "ya me he quedado sin vacaciones" y "ya he hecho la carmelitada" (os podéis imaginar lo torpe que soy cuando en mi familia han creado un término solo para mis hazañas…). 

Pero tengo que decir que, aunque fuese a paso tortuga y pudiésemos pasar solo la mañana en la ciudad, me pareció preciosa. Me encantó cuando íbamos en el coche y cruzamos la Puerta de Tierra, muralla que separa el casco antiguo del resto de la ciudad, y pasas de estar en una ciudad como cualquier otra a ver edificios espectaculares. Y la catedral, aunque es más pequeña que la de Murcia (siempre defendiendo mi ciudad, tengo que decirlo ) es maravillosa.





Y comimos en un restaurante que, de verdad, no tengo palabras. El mejor al que hemos ido en estas vacaciones. Todo muy postureante, pero todo riquísimo.

   


Y ya esa tarde, como podréis entender, nos la tomamos de relax en la casa y en la piscina.



Un besazo!


Carmela Guillén

No hay comentarios:

Publicar un comentario